Lo primero es la seguridad tanto de uno como de los demás. La mejor forma de transportar tu bicicleta de forma segura y evitando accidentes es lo primordial.

A la hora de transportar la bicicleta en nuestro vehículo, podemos hacerlo principalmente de 3 maneras:

  1. En un portabicicletas colocado encima de las barras del techo o baca del vehículo. Es una forma segura, pero no muy estable ya que afecta negativamente a la aerodinámica del coche, por lo que tiene mayor consumo de combustible. Otro inconveniente te lo puedes encontrar a la hora de colocar y manipular las bicis, ya que la altura que va desde el suelo al techo del coche puede ser un problema para personas de estatura media o baja.
  2. Los portabicicletas de portón. Aunque es la más barata, es la forma menos recomendada ya que es la menos segura. Aparte de que las cuerdas que sujetan a las bicis se estropean con el tiempo, el portón del coche puede terminar cediendo, estropeando el vehículo. Estos portabicicletas vienen sin porta matrículas, por lo que tienes que colocar las bicis de tal manera que tanto la matrícula del vehículo como los dispositivos de señalización luminosa sean visibles, y colocar una placa v-20 para señalizar que llevas una carga exterior. Evita que se caigan las bicis a la carretera.
  3. Portabicicletas sobre la bola de enganche del coche. Sin duda alguna la forma más segura que hay para llevar tus bicis a todas partes. La más aerodinámica y la más sencilla. Te permite transportar hasta 4 bicicletas e incluso eléctricas con mayor peso.

A pesar de todas las formas posibles para transportar tus bicis, siempre hay que evitar accidentes y multas para el usuario.

Recuerda que tienes que señalizar bien la carga exterior y que no puedes tapar las luces o la matrícula del coche. No es recomendable llevar las bicicletas en el interior del vehículo y mucho menos sin estar bien atadas.